AULA DE APOYO A LA INTEGRACIÓN

Nuestro centro está dotado con un Aula de Apoyo a la Integración. Esta funciona desde la perspectiva inclusiva y preventiva, buscando siempre la innovación y el trabajo conjunto con el resto de profesionales del Centro y fuera de éste. Es un aula que está en constante dinamismo y renovación para favorecer siempre el desarrollo integral del alumnado con NEAE (Necesidades Específicas de Apoyo Educativo).

Si bien tiene un espacio físico, destinado a proporcionar apoyo escolar complementario al currículo académico de nuestro alumnado y recursos para nuestros docentes y familias, es también un espacio de proyección a todas las aulas, dado que su principal finalidad es el desarrollo de una EDUCACIÓN INCLUSIVA de calidad, donde el profesional especialista en Pedagogía Terapéutica junto al docente buscan atender las necesidades educativas de sus alumnos y alumnas dentro de su aula ordinaria el mayor tiempo posible, favoreciendo de esta forma una verdadera inclusión educativa y social.

¿Qué alumnado forma el Aula de apoyo a la Integración?
     Nuestro alumnado con “necesidades específicas de apoyo educativo” (NEAE), que siguiendo las nuevas Instrucciones del 8 de marzo de 2017 son: el alumnado con necesidades educativas especiales (NEE) derivadas de discapacidad, trastornos graves del desarrollo, trastornos graves de conducta o TDAH,  alumnado con altas capacidades intelectuales (AACC), alumnado con dificultades específicas de aprendizaje (DIA), alumnado de incorporación tardía al Sistema Educativo (Compensación educativa) y alumnado que sin presentar NEAE requiere de refuerzo educativo.

El Aula de Apoyo tiene como objetivos fundamentales:

  1. Integrar de manera plena el alumnado con dificultades en su propia aula, en el centro y en la sociedad que les rodea.
  2. Estar en constante renovación de ideas, metodologías, programas, proyectos, estudios, materiales, convirtiéndose en un aula de recursos propios y adaptados a cada circunstancia individual del alumno o alumna.
  3. Lograr que alcancen, de acuerdo con sus posibilidades, las capacidades propias de la educación escolar, proporcionándoles el refuerzo pedagógico necesario para la conclusión con éxito de su proceso educativo mediante la aplicación de las medidas específicas educativas (programas específicos, adaptaciones, enriquecimiento curricular en altas capacidades, etc.).
  4. Servir de apoyo para el alumnado, familias y docentes, asesorándoles en la prevención, detección y tratamiento de las dificultades de aprendizaje.